Sin olvido

images 1 (Juan Pueblo) No nos olvidemos de Cintia Korel decía el jefe máximo en una impresentable conferencia de prensa donde las autoridades políticas de nuestro pueblo otrora tranquilo querían menguar el hecho aberrante del que fue víctima Daniel Arrachea, si nos vamos un poquito más atrás en el tiempo fue algo muy parecido a lo que paso con un chico de apellido Ponce hace menos de un año y que quedó todo en la nada, en el caso de Ponce fue baleado en una pierna. O sea que don jefe máximo quiso apagar un incendio con otro incendio, le robaron y golpearon a Arrachea pero no olvidemos que le robaron a otros también. Bueno, en fin, no podemos esperar mucho últimamente de quien nos dirige los destinos como pueblo.

Leer más:Sin olvido

Negar por negar nomás

anibal Esta semana nuevamente el tema de los “hechos delictivos aislado”s nos tuvo a mal traer, unos cuantos robos se agregan a la lista. Terminamos la semana a toda orquesta, con robo en cumpleaños incluido.
¿Cuántas veces se cumple años durante el año? ¡1! Así que se puede tomar como “hecho delictivo aislado”, los otros 364 días que no fueron cumpleaños no te robaron. Calculo que sería la reflexión de nuestro máximo jefe para confrontar al que pueda osar consultarle sobre la INSEGURIDAD del pueblo. Otra cosa que puede sugerir el mandatario es que el porcentaje de “hechos delictivos” en cumpleaños es ínfimo, ¡y con toda razón! ¿1 en 20000? ¡Ni cuenta compañero!

Leer más:Negar por negar nomás

Kamikaze madariaguense

imgTapa No es que recibimos la visita de un japonés en vísperas de La Pasión ni nada por el estilo, no saquen conclusiones solo por un titulo. Ahora les paso a explicar.

Leer más:Kamikaze madariaguense

La bicicleta

ccaroate Tenía 10 años cuando prácticamente le arranque una promesa a mi padre, a los 13 me regalaría una moto, no había cosa más deseada en ese momento de mi infancia que un vehículo de dos ruedas. Efectivamente a los 13 tuve mi biciclo, una bicicleta con unos plásticos que asemejaban una moto de carrera, era a lo que llegaba mi padre pero a mí no me alcanzaba, era una promesa que hasta que fui mayor le reproché.

Leer más:La bicicleta

Los dueños de la pelota

Tengo fresca en mi memoria la cantidad de partidos a la pelota que ganaba en mi barrio, algunos por decreto, como no iba a ganar si la pelota era mía, y si alguien osaba siquiera a considerar un empate, me empacaba y por una semana no había fulbito en el campito de la esquina.
Lo que viene pasando estos días en el HCD me hace acordar mucho del nene caprichoso que era, tenía que ser el vencedor así no lo fuera. 

Leer más:Los dueños de la pelota